GRUPO A
Raros o excéntricos

Paranoide: desconfianza excesiva o injustificada, suspicacia, hipersensibilidad y restricción afectiva. El paranoide desconfía de los demás, incluyendo a los amigos, familia y pareja. Se sienten vigilados y bajo sospecha.
Esquizoide: dificultad para establecer relaciones sociales, ausencia de sentimientos cálidos , indiferencia a la aprobación o crítica
Esquizotípico: anormalidades de la percepción, del pensamiento, del lenguaje y de la conducta, que no llegan a reunir los criterios para la esquizofrenia. Las personas con este trastorno tienen una mayor probabilidad de desarrollar esquizofrenia.

GRUPO B
Dramáticos o emotivos

Antisocial: conducta antisocial crónica, se violan los derechos de los demás y se presenta antes de los 15 años. Es el trastorno más estrechamente relacionado con el crimen.
Límite: inestabilidad en el estado de ánimo, la identidad, la autoimagen y la conducta interpersonal.

Histriónico: conducta teatral, con relaciones interpersonales marcadas por la superficialidad, el egocentrismo, la hipocresía y la manipulación.
Narcisista: sentimientos de importancia y grandiosidad, fantasías de éxito, necesidad exhibicionista de atención y admiración, explotación interpersonal.

GRUPO C
Ansiosos o temerosos:

Evitativo: hipersensibilidad al rechazo, la humillación o la vergüenza; retraimiento social y baja autoestima.
Dependiente : pasividad, subordinación e incapacidad para valerse solo, falta de confianza en sí mismo.
Anancástico (también conocido como "obsesivo-compulsivo"): perfeccionismo, obstinación, indecisión, con excesiva devoción al trabajo y al rendimiento y muy displicinados con el orden. Presenta una acusada dificultad para expresar emociones cálidas y tiernas.

Es frecuente que se presenten al mismo tiempo varios trastornos de la personalidad pertenecientes a grupos distintos.

Es importante combinar el tratamiento médico con medicación supervisada con la terapia psicológica.

Una vez que he identificado los problemas importantes que requieren atención, desarrollo un programa de tratamiento que ayuda al paciente a reemplazar pensamientos y conductas destructivos por otros más positivos. El paciente debe tener una actitud colaborativa y concentrarse en su salud en lugar del peso y trabajar conjuntamente conmigo.

También es necesario evaluar los problemas psicológicos subyacentes al trastorno de la alimentación, para conseguir una recuperación duradera

Trastornos de la personalidad 1
Trastornos de la personalidad 2

Además, incorporar la terapia familiar en la atención del paciente puede ayudar a prevenir recaídas, resolviendo los problemas interpersonales que surgen como consecuencia del trastorno alimentario.

Es fundamental guiar a los familiares para que entiendan el trastorno del paciente y enseñarles nuevas técnicas para sobrellevar los problemas.

La terapia de grupo también puede ser un complemento efectivo.